martes, 29 de marzo de 2011

¿Sabes? Aunque te pongas de puntillas no vas a ser como yo, aunque hagas las mimas cosas no seras como yo, aunque tengas los "mismos gustos" casualmente como yo, tampoco podrás alcanzarme.
Sabes ami no me cuesta nada hacer lo que verdaderamente me gusta; ser yo. Acordarme de mi, de como era... Y tu, ¿que recordaras?¿Como era yo?
Siento decirte que este juego se acabo, me puedes caer todo lo bien que quieras; puedes llorar; negarlo. Pero si tanto me imitas, sabrás que no puedes ser lo que no eres, no puedes entender las cosas que pienso o digo porque solo las entiendo yo. Porque yo he construido mi fachada durante años, y aunque tu te pintes una igual, siempre quedara peor que la mía y créeme, los demás lo sabrán. Así que, a partir de ahora, cosa que hagas igual que yo; no dudare en decírtelo.
Ya se que vas a seguir como siempre y encima negándome lo evidente, que solo a mi me puede gustar algo. Pues no; pero es que, que casualmente todo sea igual...
No te pongas de puntillas, al final de caerás.
P.D: no juegues a ser Belieber, no sabes lo que conlleva esa palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario